lunes, 4 de marzo de 2019

El espacio personal y social, en esta sociedad individualizada

basado en Mariano Arnal. http://www.elalmanaque.com/lexico/agresion.htm
Todo individuo construye un espacio personal, una zona que le rodea y sobre la que supone tener derechos particulares. La intrusión de otra persona en este espacio personal genera reacciones de disgusto.
Generalmente, cuando alguien entra en un espacio personal tiene que pasar por un ritual de entrada, que ha de comprenderse como una manera de apaciguar las defensas agresivas de la persona, cuyo espacio personal acaba de ser “violado”. Pero también la persona que recibe, debe estar atenta al ¿Porqué esos límites?
En cuanto alguien ha marcado un territorio como suyo convirtiéndolo en exclusivo que deja encerrados (clausi) fuera (ex) a los demás), el hecho de que los encerrados fuera o excluidos se les ocurra acercarse a la demarcación, es considerado como una agresión. A partir de ahí se sienten plenamente legitimados para atacar.
Y sin embargo, el supuesto “agresor” desde su perspectiva no hace nada ilegítimo ni ofensivo. Simplemente “va”; pero claro, va en una dirección que no le conviene a quien en aquella dirección se ha marcado un territorio, un coto cerrado. En efecto, aggredior, aggressus sum, aggredi (de ad más gradior, gressus sum, gradi) significa simplemente ir hacia, dirigirse a, acercarse, aproximarse; significados que luego se amplían en emprender, acometer, atacar, agredir.
Es que gradior significa tan sólo ir, caminar, avanzar (y un gradus no es más que un paso, que si es de escalera se convierte en escalón). Recordamos todo el espectro de este lexema en castellano para entender que no puede ser de otro modo. Aparte del grado, la grada, los grados (incluidos los de temperatura), las gradaciones y las graduaciones, tenemos una serie de compuestos como ingreso, regreso, progreso, congreso, que no implican ningún género de malevolencia u hostilidad. Incluso en la transgresión puede no haber agresividad ni hostilidad.
Así que desde la perspectiva de su origen etimológico, agredir es algo tan neutro como acercarse. Lo que convierte el acercarse en peligroso u ofensivo, es la intención del sujeto en unos casos y la percepción que de ese acto tiene quien ha marcado sus límites. Y en más casos aún lo que determina la agresión es el empeño de alguien en que otro haga o deje de hacer en función de los caminos y fronteras que él por su cuenta y riesgo marca. Eso lo hace acotando para sí un determinado territorio geográfico, económico, político, etcétera y pretendiendo que los demás asuman que ese coto es para ellos inaccesible e intocable.
Control social y conformismo
El control social es la capacidad de un grupo social para hacer efectivas sus normas y sus reglas, hacer que sean aplicadas por sus miembros. El control social es objetivo cuando el agente es consciente de ejercer un control y quiere ejercerlo. El control social subjetivo es el que ejercemos sobre nosotros mismos cuando estamos en presencia de otras personas, pues todo desconocido que pueda observar nuestra conducta (aunque le sea indiferente) modifica nuestros comportamientos.
Si en nuestra cultura la presencia o la mirada del otro ejercen un control social es porque nuestro condicionamiento social nos enseña que el hecho de ser observado está casi siempre asociado al hecho de ser juzgado, aunque no debería.

sábado, 27 de enero de 2018

Rango Señales dobles


El rango suele manifestarse a través de dobles señales. En nuestro ambiente sería inaceptable una señal primaria que trasmita claramente el rango, sobre todo si es alto. En un grupo, el líder puede decir de sí mismo que está dispuesto a escuchar y atender las solicitudes del resto de la gente. Pero inadvertidamente utiliza su rango para decidir sobre los destinos del grupo. Su señal primaria es de atención y escucha, pero sus dobles señales pueden incluir el control de la palabra (elegir el momento en que se puede hablar, los temas de los que se debe hablar, etc.), gestos sutiles de aprobación y desacuerdo, etc. Cuando alguien del grupo se queje de su posición marginal, el líder puede simplemente no entender qué está pasando.
  • Tipos de señales dobles:
  • Señales físicas: Cuando el lenguaje corporal contradice el lenguaje oral
  • Señales verbales: Cuando una frase contiene más de un mensaje implícito
  • Señales paralingüísticas: Cuando el tono de voz no coincide con el contenido de las palabras
  • Señales visuales

Las dobles señales tienen que ver con el no aceptar la incertidumbre y no incluir las 
diferencias. Ese reconocimiento “visualiza” el espacio del “otr@” y nuestras sombras.

sábado, 2 de diciembre de 2017

Retroalimentación o Feedback

Se define Retroalimentación (feedback) cuando damos nuestra opinión o evaluación del comportamiento de alguien. Es cualquier comunicación que facilita información a otra persona acerca de nuestra percepción de los mismos y de cómo incide en nosotros su conducta.
Para trabajar en equipo es necesario e importante desarrollar la cultura del saber dar y recibir feedback.
Dar o recibir feedback es el Arte de tener la mente y el corazón disponible a estar siempre aprendiendo.
Dar feedback es un arte e implica no dejar a la otra persona sola con toda su experiencia. Al dar feedback, se reparte entre el que lo da, (porque el estilo y la forma en que damos feedback habla de nosotros) y entre el que lo recibe, pues por lo menos sirve de espejo en como vemos nosotros al otro.
Es muy importante la actitud, el “como” se dice y la intención.
Incluso un feedback negativo es preferible a la ausencia de feedback.
¿Para qué “El feedback “? :
* Es una forma de reconocimiento que motiva a la gente.
* Refuerza conductas y/o moldea actitudes.
* Oportunidad de aprendizaje continuo.
* Eleva la consciencia en la persona.
En el feedback hay que estar atento a las diferentes formas de comunicarse, todas importantes.
Al dar feedback es importante:
  • Que todas las personas no somos iguales . Estar atento de las señales no verbales del otro:
  • Las personas Visuales: piensan en imágenes, son rápidas en resolución de conflictos, comunican rápido, lo que les interesa es ver, al hablar se quedan sin palabras, van más rápido en pensamientos que en vocalizar, necesitan que las miren a los ojos, visten con muchos colores, tono de voz alto y claro, aprenden mediante imágenes, etc.
  • Las personas Auditivas: recuerdan sonidos, puede que tengan movimientos rítmicos del cuerpo como escuchando música, su fuerte es la escucha activa, suelen ser buenas conversadoras, suelen ser flexibles, expresan sus pensamientos en voz alta, les gustan hablar para resolver los problemas y hacen muchas preguntas, les molestan los ruidos, tono melodioso y resonante, aprenden escuchando, etc.
  • Las personas Kinestésicas: suelen tocar al otro cuando hablan y mueven las manos al hablar, acarician, lloran, besan fácilmente, son espontáneos y menos observadores que las visuales, hablan fácilmente de sus sentimientos, son inquietas y menos reflexivas, aprenden moviéndose, tocando, experimentando, haciendo las cosas, etc.
  • Hablar consistentemente del rango (Explicitarlo): señales de rango alto y bajo.
  • Estar presente (dando espacio ante la respuesta), saber recibir la respuesta.
  • El expresar sentimientos ayuda a crear un atmósfera que abraza.
  • Preguntando a la persona que recibe el feedback como se siente, ayuda a empatizar.
  • Expresar tu necesidad de fondo sin forzar al otro a que te la satisfaga.
El buen feedback presta su máxima atención hacia el bien común. Es una experiencia generativa.
Cómo dar feedback
  • Dar apreciación, algo que sientes en el otro y que aprecias: evita que sea personalizado, evaluador, sentencioso, sin enojo o juicios de valor.
  • Siendo generoso
  • Compartiendo algo que he estado pensando y que es difícil de decir.
  • Preguntando como se siente el otro, invitándolo a responder, dejándole espacio.
  • Centrándose en el comportamiento y no en la persona.
  • Describiendo, no explicando.
     
Cómo recibir feedback
  • Estando abiert@ al aprendizaje.
  • Expresando sentimientos y necesidades.
  • Es importante:
  • Aceptar un porcentaje de verdad: para sentir que seguimos aprendiendo.
  • Proponer próximos pasos o posibles cambios si se ven.

domingo, 5 de noviembre de 2017

DESARROLLAR LA HABILIDAD DE ATENDER Y ESCUCHAR

Nuestra mente guarda viejos sentimientos bajo llave. Hemos creado resistencias internas que en cierta manera tienen encerrados dentro de nuestra mente todo este material.
Claves a la hora de escuchar y apoyar a alguien.

Llave (actitud
a mostrar)
Cerrojo (resistencia
interna)
Qué hacer
Qué no hacer
1
Cercanía,
cariño
Soledad, aislamiento
Contacto visual y físico, interés
Quitar importancia al tema, pensar en otras cosas
2
Seguridad,
intimidad
Miedo, temor, inseguridad
Pactar confidencialidad,
sitio seguro para hablar
Desconfiar, evitar interrupciones y distracciones
3
Tranquilidad,
comprensión
Presión, obligación
Estar relajado, con tiempo
Tener urgencia y querer solucionar las cosas rápido
4
Confianza,
esperanza
Desilusión en las personas, en encontrar apoyo
Escuchar, valorar y reconocer. Ofrecer información de calidad de manera breve
Interrumpir, aconsejar, calmar,
hablar de tus problemas



Sentimiento = Bloqueo
Desahogo = liberación
Qué recuperamos
Dolor, pena, pérdida, desdicha
Llanto, lágrimas, sollozos
Ilusión, conexión, ganas, deleite
Miedo, inseguridad
Temblor, sudor frío, riñones activos
Seguridad, confianza, iniciativa
Vergüenza, humillaciones, enfados
Risas, sudor caliente, sonidos coléricos
Cercanía, aceptación, alegría
Estrés, tensiones, dolores físicos, aburrimiento
Bostezo, estiramiento, suspiros
Tranquilidad, interés
Práctica
¿Qué tan rígidos o fijos son estos juicios o ideas sobre esta persona?
¿Puedes reconocer que esa imagen, esa idea o ese juicio no son la persona?
Intenta estar plenamente atento a su presente o su presencia. Observa su rostro, sus ojos, la manera en que se mueve su cuerpo al hablar… el tono de su voz, su silencio y su respiración. Si percibes que tu mente se aferra a ideas preconcebidas u opiniones que tienes sobre esa persona, simplemente reconócelas y déjalas ir, para volver a llevar toda tu atención a la presencia de quien está frente a ti. ¿Qué sucede cuando lo haces? ¿Qué emociones surgen? ¿De qué maneras cambia la sensación de relacionarte con esa persona cuando llevas tu atención a su presencia?
La idea es que abras un espacio en donde el otro pueda estar plenamente vivo ante ti y ver posibilidades de relacionarte con esa persona de forma más auténtica, amorosa y creativa.