viernes, 18 de octubre de 2019

Recomendaciones para tratar con una persona controladora

La persona controladora quizás pretenda dar la imagen de ser fuerte y estar segura de sí misma, pero detrás de esa fachada lo que hay es inseguridad1.
Alguien que está realmente seguro de sí mismo no tiene la necesidad continua de dejar patente su criterio y su poder sobre las opiniones, las decisiones o las acciones de otras personas.
Saber esto nos ayuda a enfocar la situación. El controlador/a se empeña en dirigir y que se haga su voluntad para sentirse seguro, no dejando espacio al otro.
Cualquier cambio que no vaya en la dirección que desea, supone una amenaza.
El controlador se hace una idea2 de cómo eres y no te puedes salir de ahí. Se supone que sabe perfectamente qué sientes y qué te conviene. Su opinión es la que vale: ¿Sabes qué es lo que necesitas…?
El controlador te lo dirá porque cree que lo sabe mejor que tú. Está convencido de que te conoce bien, porque le da miedo todo lo que pueda salirse de sus esquemas.
Suele manipular emocionalmente a quien tiene alrededor, ya sea sutil o descaradamente y se frustra cuando no lo consigue.
Las cosas tienen que ser como le gustan a la persona controladora, que no suele verse a sí misma tan manipuladora y abusiva. Simplemente, cree que tiene la razón y que los demás son quienes se equivocan.
Coincidirás conmigo en que convivir con alguien así de dominante es difícil; tanto más difícil cuanto más cercana sea la relación con esa persona. Por lo que he recopilado 4 estrategias útiles inter-accionables, que nos deja la doctora Judith Orloff. ¿Que hacer y qué actitudes?:

1. Exprésate con tacto y diplomacia

Esta táctica puede ser útil si la persona es receptiva a tus sugerencias. Por ejemplo, cuando estás hablando con un amigo que monopoliza la conversación sin dejarte meter baza. Quizás está tan “emocionado” que no se da cuenta de que tú también quieres hablar. Verbaliza y sé explicito. Podrías decirle que su opinión es muy interesante, pero que te gustaría que te dejase dar la tuya.

2. Reconoce tus límites y espacios.

Si hay una persona que “mete las narices” en lo tuyo, que opina y te dice continuamente qué tienes que hacer, siempre puedes responder educadamente: “Valoro tu consejo, pero quiero hacer esto a mi manera.
Habitualmente, los controladores son personas insistentes, con lo que tendrás que repetir este mensaje varias veces. Repetir y repetir, manteniendo un tono neutral y sin exaltarte.
Ten paciencia, porque esto puede durar días o semanas, hasta que lentamente se redefinan los términos de la relación y la comunicación con esa persona.
Si dicha persona quiere relacionarse contigo, tendrá que respetar tus espacios.

3. Resta importancia a determinadas situaciones

Imagínate que la persona controladora es tu jefe y tú, que has decidido conservar tu puesto de trabajo, has de aguantarlo y obedecer sus órdenes, sin más. Su estatus es superior al tuyo.
Si, cuando él/ella revisa tu trabajo, te dice: “Yo no te dije que hicieras esto así“, “Te ha faltado este detalle“… Exprésale tu punto de vista, si quieres, pero no te frustres, no te enfades ni te sientas mal.
Te estresarás por algo que no vale la pena, porque esa persona no va a cambiar al ver tu carita de decepción. Termina el trabajo y ya está.
4. Nunca intentes controlar a un controlador
asertivo empático y comunicale claramente lo que piensas, pero ni te hagas la víctima ni le digas lo que tiene que hacer.
La persona controladora suele tomarse incluso los pequeños asuntos como una lucha de poder. Por lo que también es recomendable que no te desgastes por cosas sin importancia. Por ejemplo, si le da por discutir por haberte olvidado de ponerle el tapón a la pasta de dientes. Espero que te resulten útiles estas sugerencias, al menos para entender un poco mejor a la persona controladora. Ése es el primer paso para que puedas elegir cómo te comportas con ella.
La persona controladora solo se siente segura en los ambientes donde los demás le otorgan un Rango y refuerzan ese rango para mantener ese estatus. Si se sale de ese espacio hará todo lo posible por volver al estatus. que le permite controlar.
1 Una inseguridad que refleja la incapacidad, la dificultad de aceptar y reconocer al diferente..
2 Idea, visión, filosofía, cosmovisión,...

lunes, 2 de septiembre de 2019

Diálogo y Debate

David Bohm es un físico que estudió el fenómeno de Inteligencia Colectiva. Dice: “El dialogo es juntar los pensamientos creando un significado que fluye y evoluciona continuamente, llevándonos a niveles más profundos de entendimiento. Se crea un nuevo tipo de mente y de aprendizaje que aumenta nuestra Inteligencia Colectiva”. Pero ¿qué es el Diálogo?
Es Dialogo~Debate
No es Dialogo~Debate
Dos o más o personas colaboran hacia un entendimiento común.
Dos o más personas o bandos se oponen e intentan demostrar que la otra parte está equivocada.
El objetivo es encontrar espacios en común.
El objetivo es ganar, sin buscar espacios comunes.
Se escucha a otra(s) parte(s) para encontrar significados, aclarar intenciones y encontrar acuerdos.
Se escucha a la otra parte para encontrar defectos y rebatir sus argumentos.
Extiende, agranda y permite cambiar el punto de vista del participante.
Se reafirma el punto de vista del participante.
Le importa conocer el proceso por el que se ha llegado al tema.
Le da igual el proceso
Revela pre-suposiciones con disposición para re-evaluación.
Defender las suposiciones como verdad.
Provoca introspección de la posición de uno.
Provoca críticas de la otra posición.
Posibilita conseguir una solución mejor que las soluciones originales.
Defender la posición de uno como la mejor y excluye otras soluciones.
Actitud abierta: disponibilidad a estar equivocado y cambiar.
Actitud de mentalidad cerrada, una determinación a tener la razón.
Presenta su mejor pensamiento, sabiendo que las reflexiones de los demás ayudan a mejorarlo, no a destruirlo.
Presentar su mejor pensamiento pero para defenderlo y demostrar que es correcto.
Pide dejar de lado temporalmente las creencias de uno.
Implicarse completamente con las creencias de uno.
Busca el acuerdo básico con el reconocimiento de las diferencias.
Manifiesta las diferencias sin buscar acuerdos básicos.
Busca las fortalezas de las otras posiciones.
Buscar los defectos y debilidades de las otras posiciones.
Se preocupa por la otra persona, sin ofenderla, ni distanciarse de ella
No tiene en cuenta los sentimientos, relaciones y infravalora o desprecia a la otra persona.
La respuesta está en los diferentes puntos de vista y que juntos podemos encontrar una solución factible.
Supone que hay una respuesta correcta y que alguien la tiene.
Queda abierto
Da por supuesto una conclusión.


lunes, 4 de marzo de 2019

El espacio personal y social, en esta sociedad individualizada

basado en Mariano Arnal. http://www.elalmanaque.com/lexico/agresion.htm
Todo individuo construye un espacio personal, una zona que le rodea y sobre la que supone tener derechos particulares. La intrusión de otra persona en este espacio personal genera reacciones de disgusto.
Generalmente, cuando alguien entra en un espacio personal tiene que pasar por un ritual de entrada, que ha de comprenderse como una manera de apaciguar las defensas agresivas de la persona, cuyo espacio personal acaba de ser “violado”. Pero también la persona que recibe, debe estar atenta al ¿Porqué esos límites?
En cuanto alguien ha marcado un territorio como suyo convirtiéndolo en exclusivo que deja encerrados (clausi) fuera (ex) a los demás), el hecho de que los encerrados fuera o excluidos se les ocurra acercarse a la demarcación, es considerado como una agresión. A partir de ahí se sienten plenamente legitimados para atacar.
Y sin embargo, el supuesto “agresor” desde su perspectiva no hace nada ilegítimo ni ofensivo. Simplemente “va”; pero claro, va en una dirección que no le conviene a quien en aquella dirección se ha marcado un territorio, un coto cerrado. En efecto, aggredior, aggressus sum, aggredi (de ad más gradior, gressus sum, gradi) significa simplemente ir hacia, dirigirse a, acercarse, aproximarse; significados que luego se amplían en emprender, acometer, atacar, agredir.
Es que gradior significa tan sólo ir, caminar, avanzar (y un gradus no es más que un paso, que si es de escalera se convierte en escalón). Recordamos todo el espectro de este lexema en castellano para entender que no puede ser de otro modo. Aparte del grado, la grada, los grados (incluidos los de temperatura), las gradaciones y las graduaciones, tenemos una serie de compuestos como ingreso, regreso, progreso, congreso, que no implican ningún género de malevolencia u hostilidad. Incluso en la transgresión puede no haber agresividad ni hostilidad.
Así que desde la perspectiva de su origen etimológico, agredir es algo tan neutro como acercarse. Lo que convierte el acercarse en peligroso u ofensivo, es la intención del sujeto en unos casos y la percepción que de ese acto tiene quien ha marcado sus límites. Y en más casos aún lo que determina la agresión es el empeño de alguien en que otro haga o deje de hacer en función de los caminos y fronteras que él por su cuenta y riesgo marca. Eso lo hace acotando para sí un determinado territorio geográfico, económico, político, etcétera y pretendiendo que los demás asuman que ese coto es para ellos inaccesible e intocable.
Control social y conformismo
El control social es la capacidad de un grupo social para hacer efectivas sus normas y sus reglas, hacer que sean aplicadas por sus miembros. El control social es objetivo cuando el agente es consciente de ejercer un control y quiere ejercerlo. El control social subjetivo es el que ejercemos sobre nosotros mismos cuando estamos en presencia de otras personas, pues todo desconocido que pueda observar nuestra conducta (aunque le sea indiferente) modifica nuestros comportamientos.
Si en nuestra cultura la presencia o la mirada del otro ejercen un control social es porque nuestro condicionamiento social nos enseña que el hecho de ser observado está casi siempre asociado al hecho de ser juzgado, aunque no debería.

sábado, 27 de enero de 2018

Rango Señales dobles


El rango suele manifestarse a través de dobles señales. En nuestro ambiente sería inaceptable una señal primaria que trasmita claramente el rango, sobre todo si es alto. En un grupo, el líder puede decir de sí mismo que está dispuesto a escuchar y atender las solicitudes del resto de la gente. Pero inadvertidamente utiliza su rango para decidir sobre los destinos del grupo. Su señal primaria es de atención y escucha, pero sus dobles señales pueden incluir el control de la palabra (elegir el momento en que se puede hablar, los temas de los que se debe hablar, etc.), gestos sutiles de aprobación y desacuerdo, etc. Cuando alguien del grupo se queje de su posición marginal, el líder puede simplemente no entender qué está pasando.
  • Tipos de señales dobles:
  • Señales físicas: Cuando el lenguaje corporal contradice el lenguaje oral
  • Señales verbales: Cuando una frase contiene más de un mensaje implícito
  • Señales paralingüísticas: Cuando el tono de voz no coincide con el contenido de las palabras
  • Señales visuales

Las dobles señales tienen que ver con el no aceptar la incertidumbre y no incluir las 
diferencias. Ese reconocimiento “visualiza” el espacio del “otr@” y nuestras sombras.

sábado, 2 de diciembre de 2017

Retroalimentación o Feedback

Se define Retroalimentación (feedback) cuando damos nuestra opinión o evaluación del comportamiento de alguien. Es cualquier comunicación que facilita información a otra persona acerca de nuestra percepción de los mismos y de cómo incide en nosotros su conducta.
Para trabajar en equipo es necesario e importante desarrollar la cultura del saber dar y recibir feedback.
Dar o recibir feedback es el Arte de tener la mente y el corazón disponible a estar siempre aprendiendo.
Dar feedback es un arte e implica no dejar a la otra persona sola con toda su experiencia. Al dar feedback, se reparte entre el que lo da, (porque el estilo y la forma en que damos feedback habla de nosotros) y entre el que lo recibe, pues por lo menos sirve de espejo en como vemos nosotros al otro.
Es muy importante la actitud, el “como” se dice y la intención.
Incluso un feedback negativo es preferible a la ausencia de feedback.
¿Para qué “El feedback “? :
* Es una forma de reconocimiento que motiva a la gente.
* Refuerza conductas y/o moldea actitudes.
* Oportunidad de aprendizaje continuo.
* Eleva la consciencia en la persona.
En el feedback hay que estar atento a las diferentes formas de comunicarse, todas importantes.
Al dar feedback es importante:
  • Que todas las personas no somos iguales . Estar atento de las señales no verbales del otro:
  • Las personas Visuales: piensan en imágenes, son rápidas en resolución de conflictos, comunican rápido, lo que les interesa es ver, al hablar se quedan sin palabras, van más rápido en pensamientos que en vocalizar, necesitan que las miren a los ojos, visten con muchos colores, tono de voz alto y claro, aprenden mediante imágenes, etc.
  • Las personas Auditivas: recuerdan sonidos, puede que tengan movimientos rítmicos del cuerpo como escuchando música, su fuerte es la escucha activa, suelen ser buenas conversadoras, suelen ser flexibles, expresan sus pensamientos en voz alta, les gustan hablar para resolver los problemas y hacen muchas preguntas, les molestan los ruidos, tono melodioso y resonante, aprenden escuchando, etc.
  • Las personas Kinestésicas: suelen tocar al otro cuando hablan y mueven las manos al hablar, acarician, lloran, besan fácilmente, son espontáneos y menos observadores que las visuales, hablan fácilmente de sus sentimientos, son inquietas y menos reflexivas, aprenden moviéndose, tocando, experimentando, haciendo las cosas, etc.
  • Hablar consistentemente del rango (Explicitarlo): señales de rango alto y bajo.
  • Estar presente (dando espacio ante la respuesta), saber recibir la respuesta.
  • El expresar sentimientos ayuda a crear un atmósfera que abraza.
  • Preguntando a la persona que recibe el feedback como se siente, ayuda a empatizar.
  • Expresar tu necesidad de fondo sin forzar al otro a que te la satisfaga.
El buen feedback presta su máxima atención hacia el bien común. Es una experiencia generativa.
Cómo dar feedback
  • Dar apreciación, algo que sientes en el otro y que aprecias: evita que sea personalizado, evaluador, sentencioso, sin enojo o juicios de valor.
  • Siendo generoso
  • Compartiendo algo que he estado pensando y que es difícil de decir.
  • Preguntando como se siente el otro, invitándolo a responder, dejándole espacio.
  • Centrándose en el comportamiento y no en la persona.
  • Describiendo, no explicando.
     
Cómo recibir feedback
  • Estando abiert@ al aprendizaje.
  • Expresando sentimientos y necesidades.
  • Es importante:
  • Aceptar un porcentaje de verdad: para sentir que seguimos aprendiendo.
  • Proponer próximos pasos o posibles cambios si se ven.